Enrique Serván

Llegó a Berlin en 1989 con 18 años de edad. Si bien su intención era estudiar arquitectura debió comenzar a trabajar como lavaplatos en un restaurant italiano.

Ingredientes típicos como la Quinua o platos tradicionales como el Ceviche fueron parte de su infancia.

Su estilo se basa en una cocina aromática, tratando de combinar diferentes sabores en un mismo plato.


Para él lo más importante es ver la reacción de sus clientes frente a sus creaciones.

Su verdadera motivación es experimentar siempre con nuevos sabores e ingredientes.

Enrique Serván nació y se crió en Lima, Perú.